bolero negro

Posted on 17:56


Todo me sabe agrio como pañuelo
recogiendo mis lágrimas
en las cuales me flagelo,
mis besos son apátridas
y mis caricias en tu pelo
son ahora caricias cáusticas,
pues tropiezan enteros los dedos,
cuando ligeros de seda fueron,
por su finura los quisieron.
Dulce veneno de un bolero negro,
Bolero en el que te trata
como el que reza en serio,
bolero, bolero negro,
que sangra su sarna sin calma
pero lo hace muy adentro,
tal vez como lo haría el veneno,
ay, si rezar yo supiera
pero como no sé este bolero
le reza al Dios de mi subsuelo,
ese Dios de putas, crápulas
y ciertos barrio bajeros,
borrachos, drogadictos y bohemios,
pijos a parte que como parias
cruzaron la noche de este bolero,
Bolero, bolero negro,
como no sé rezar canto mi bolero
y allí en un altar musitaré 
un negro y espinoso te quiero,
negro, como mi corazón,
que lo quemaron a fuego,
negro, como mirar fijamente al sol,
yunta en ristre van mis anhelos,
niño, pícaro que tienes voz,
niño que te alegras del mal ajeno,
enséñame a cantar,
yo cantaré este bolero,
bolero negro. Tú ponte a rezar
el delicado delirio de mi sacramento.

dejar de joder

Posted on 11:38


Jamás negaré corazas de acero un tanto atroz
ni que visitaré las musarañas ni la oculta luna,
prefiero con la familia un buen plato de arroz
que resolver enigmas con hueso de aceituna.
Jamás me suicidaré con jarabe para la tos,
ni jugaré a quimeras nefastas con plastelina,
no quiero ser psicofonía que a media voz
plante el miedo en la fiebre de una endorfina.
Jamás sufro miedo cuando hay ruido a la pos,
quizá lo sufra con la úlcera de una aspirina,
no quiero reventarle la juerga a Dios
cuando se ríe de mí causa chica y mi pamplina.
Jamás me muero por un poco de risa y alcohol,
me muero más cuando el alpiste se termina,
no quiero ser transeúnte metido en formol, 
tampoco peatón con más de una raya de cocaina.
Jamás crecí para cantar el porompompón,
siempre creí que la España cañí era una ruina,
es como echarle picado el vino en un porrón,
es como comer pipirrana en la mesa de la cocina.

otredad

Posted on 19:14


Cuando abras al cielo tu puro corazón
debes saber que otra luz verán mis ojos,
no importa de quién es aquella razón,
tampoco si te quise mucho o poco,
importa de quién es la quemazón,
y no el dolor de nosotros, ni de vosotros,
importa mucho que veas la sinrazón,
y aquella paz que murió poco a poco,
importa tanto que pongas sinceridad,
Importa menos si miro y no te conozco,
importa más que pongas en mí la pasión,
ya verás la dulce alegría en todos los rostros,
verás sueños de un azul en ebullición 
y aquello por lo que lo has dado todo,
cuando la sed evites por verdad y amor
piensa que partirás la mala fe en trozos,
harás que se alargue tanto aquella voz
un mundo para que no mengüe en otros,
cuando no mires ni raza ni traza ni color
gozarás de la paz de no ver nada de nada
para ver de mano abierta la voluntad
que ni es poco, ni es excusa, y es palabra,
para mirar en nadie cualquier otredad
y digas conmigo que ser mojigato cansa,
cansa ser pelagatos, cansa ser cantamañanas,
ser pusilánime cansa un rato, y ser cacaseno
también cansa, no te pido ni compañía ni consejo,
te pido que ni seas ñoño, botarate o pagafantas.