espinas en el corazón

Posted on 18:36


Me señalarás, me acusarás con tu dedo delator en una página en el aire, pero jamás te atreverás a escribir mi epitafio en el mármol de mi lápida. Te atreverás a pegarme monigotes como sanbenitos en las canciones que suenan a mal de muchos, pero callarás cuando me veas florecer en primavera, incluso te comerás mi fruto en verano. La noche busca alivio en la patria del vino, que es el fermento en los toneles, sin embargo, mi corazón no olvida las espinas remotas de mi mañana sufriente.

Bill Evans al piano

Posted on 12:38


Cuando escuché y videé algunos conciertos ofrecidos por Bill Evans en la televisión estadounidense no me percaté quien era este hombre delgado con gafas de pasta y su cigarrillo en la boca omnipresente, él con su peinado con la raya al lado y engominado tocaba el piano de manera ambiental, podías estar comiendo y bebiendo y su música parecía como sacada de una película, y ésta, su banda sonora original. De él me gustan varios temas, pero lo que más me gusta es un disco llamado Coffee and Cigarretes, en este disco se hace evidente lo que decía antes, se puede estar en un restaurante comiendo y bebiendo y su música ser parte de una banda sonora (la de los comensales) donde los figurantes o deleitadores de su música son parte de una puesta en escena, ya que mientras se graba el disco aparecen sonando vajillas y cubiertos como si Evans tocara el piano para gente en un restaurante. Decía éste que la música jazz era la nueva música moderna clásica del momento, pero con una diferencia, y es que en la música clásica había que escribir en partitura lo que ahora en la modernidad se grababa en estudio o en directo, y esto daba lugar a diferentes improvisaciones de un mismo tema de jazz. En la música clásica no se podía grabar y por eso lo de escribirla en partituras que siempre sonaban igual mientras las ejecutaba el intérprete.

NANA DEL CELEMIL

Posted on 20:35



Con la prisa llevas risa y un juego infantil,

De mañana es esta nana

Y tu actitud pueril,
Ya no importa nada
Si despertó en abril
Ahora lo que importa
Que es otoño allí,
Con la erre, erre que erre,
mi niño se duerme entre lo baladí
y naderías de siempre
duerme, mi niño duerme,
Tú cuentas ovejas dormido hasta mil,
Con las uñas rascas suyas
Las de Celemil,
Celemil, Celeminajo, 
Haz de quien madruga
Un legañoso y un andrajo,
De verano es esta nana
Con o sin tu desparpajo,
Yo quisiera mañana 
Muy de mañana 
Bajarme sonámbulo abajo, 
cuando de noche subo arriba
Abrir los párpados me cuesta trabajo,
Con la nana muy de mañana has de dormir
Y pasarla mejor en la cama
Las de Celemil, 
De mañana es esta nana
Y duérmete tú mi niño con Celemil, 
Ya no importa nada
Si despertó Celemil, lo que importa
A nadie importa, vete ya a dormir.
Levántate a las dos
Como lo hace Celemil,
Que la mañana es de luz una nana
Si no llama una operadora mejor dormir.