el calvario viene del cielo

Posted on 17:27


Suena La cabalgata de las valquirias de Richard Wagner en los auriculares de los pilotos, en los drones no suena nada, el calvario viene del cielo, el calvario viene del cielo, oíd como es el estruendo en la tierra que compartimos, se derraman los tinteros, se rompen los cristales, las notas de cada partitura huyen con el miedo de los tambores satánicos, se esclavizan los relojes y una aurora busca su sol perdida de locura en el cielo que aúlla, los senderos se cruzan y se vuelcan en las vías de los trenes, los ataúdes salen nuevos de cada noche que grita, hacen brindis con la mala suerte apostada en los estancos, una rabia profesional inunda los campos de vacío, los llantos se hacen eternos como bandoneones a destiempo, la naturaleza huye despavorida y un niño busca su consuelo en el filo de una herida abierta.

hipnosis para hombres con los pies en el barro

Posted on 15:49


Miren mis manos, miren mi cara, no dejen de mirar la espiral. Ahora, justo ahora, que están en un trance de ansia de medianoche, justo ahora que están entregados a la palabra, a mi palabra, les puedo decir que cuando se te achine la mirada tras un escarnio blando que se va, que se fuga en los ojos de tu compañero, cuando tengas que apretar el esfinter de incómoda presencia, cuando rompas el cristal de la fraternidad en un suspiro caliente que sale de ti y se apaga de frialdad, cuando finjas no pensar, pues no pensar es tu deseo, y tengas que mascar la dormidera de la mala suerte, cuando tus ojos se cierren y queden dos, tres, cuatro segundos con los párpados pegados, juntos como dos hermanitos abrazados en la noche, cuando el miedo te hiele el sexo y lo notes tan helado y pequeño que sientas vergüenza extrema, cuando huyas por las calles bajo un pañuelo de silencio que tiembla como un monigote empapado en el invierno de la ciudad, entonces, entonces, comprenderás que eres un hombre, completo o no, pero un hombre que arrastra sus pies por las aceras y comprende que la culpa de nuestro sufrimiento no pertenece a nadie, por que estamos en un estado de conexión hipnótica que nos une en la catarsis del mundo.

LiooLi Art Poetry II

Posted on 16:40


CRISPADOS COMENSALES
Apartaba la grasa
del magro de mi canción,
cantó cien veces el gallo con el regusto
 de un caldo de gallina,
repitió mil veces monja
para acabar siendo jamón,
para combatir su culpa y su dolor
 se leyó el prospecto
de la tableta de aspirina,
me comió con pan y vino
y cocinó con brasas mi corazón,
 me hizo las entrañas anticucho
 que se come sin pagar propina,
 me dijo que ella siempre
o casi siempre nombró
al pan pan, y al vino vino,
   siempre ha sido mujer de tradición
y que eso del vermut
es mera pamplina, de tapeo
 destapan en terrazas la traición,
 lo único que ocurre
es que mi afición
 no me da para pitanzas
 en carne viva,
 si confundes un soneto
 con una canción
 confundirás al semen con la leche,
 y al caldo de cultivo
con el esputo de mi saliva.
 Si confundes mi mirada
 con la lata y el tambor
confundirás también mi erre que erre
 con mi bocanada,
 o al sufrimiento del marisco
 cuando lo guisan en vida.

LiooLi Art Poetry

Posted on 9:14

UN PÁJARO POR CORAZÓN

Tengo el corazón con los secretos abiertos,
quizá sea por eso que no me importe abrir
mis secretos sin yo saberlo, tengo el corazón
como un pájaro cien veces muerto, yo
te quería tanto que cuando dormías
acariciaba tu silencio y te hacía caracolas
en tu pelo, y te besaba el sueño sin saber de él,
yo te quería tanto que esperaba enamorado
a que me susurrara el viento
para que replegara tu infancia de niña traviesa,
una niña partida en dos mitades,
las mitades de unos padres, los tuyos,
que se separaban entre tu trauma perforado,
y yo te tenía pena por que te quería
y tú no sabías eso, y nunca lo sabrás
por que odiabas mis poemas,
yo te quería tanto que las diez horas
de jornadas laborales yo te perseguía
a ciegas por el laberinto de la imaginación,
y te pensaba ebrio de tus gemidos evaporados
por mi alegría efervescente, y te esperaba
limpio y nuevo, te amaba suave y sin límites,
te quise tanto y ahora quizá te quiera un poco,
poco, por que el que quiere una vez quiere muchas,
y quien quiere muchas veces amontona pocos,
como semillas de frutos que se recogen cuando
la cosecha es soledad, yo te quise tanto
que me volví palabra para nombrarte,
cuchillo para vengarte, plegaria para rezarte,
promesa para desengañarme,
y rastro para perderte, yo te quise tanto
que ahora guardo un recuerdo,
a momentos malo y en otros bueno,
pero yo te quise tanto, que si te quisiera otra vez
comprendería, de una vez por todas,
que todo tiene solución menos la muerte.

mundo para ganadores

Posted on 15:10


Muchas veces nos engañamos filosofando o discrepando sobre cuales son los motores que mueven al mundo, lo que voy a decir no es nuevo, muchas veces escritores y pensadores han metido el dedo en la llaga (como se suele decir). El mundo, hoy en día, es de aquellos que se mueven por el interés, es de aquellos que egoístamente se olvidan de los tristes, los parias, los amargados y hacen una hoguera donde arden las esperanzas de estos. Ay, pobres de aquellos que crean inocentemente en el amor, correspondido o no, eterno o no, emocional o no. Ahora lo que prima es el interés, en dar el braguetazo ellos, o los dos, en encoñar al imbécil, que como yo, como muchos, lo hacemos en nombre del amor. Hoy prima el materialismo, los intereses, la palmadita en la espalda al macho, la alegría de sala de estar para ellas. Se compite en nombre del amor, los valores que nos ofrecen nuestros padres no son valores, es actuar de manera práctica, es la Superproducción de los afectos, porque aquellos que ofrecen su vida por amor están condenados al fracaso, a la frivolidad, la belleza es efímera y el amor camina al lado, el dinero se agota y el amor es un mismo vaso, los héroes están todos muertos, las heroínas encerradas en la cocina y esclavizadas por sus hijos, las sonrisas se pudren, la gran familia es una utopía nacida de la mentira; envejecer, morir, esas son las dimensiones del teatro. 

la llamada de la sangre

Posted on 6:26


Solamente tengo a unos padres esclavizados a mi parentesco, no tengo hermanos, sobrinos, primos ni tíos, vivo una realidad más fría que los témpanos de hielo, un iceberg se desprende de su colina helada, ¿para quienes se crían los homúnculos del mundo? Cogen una mandrágora y unas gotas de cornezuelo, unidas éstas a la belladona, y nacen, siempre nacen mientras que el sol se tropiece contra el amarillo, si esto no ocurriera sería este una simple estrella obesa.
Sin el color blanco la luna es mentira.

Hay una catarata de sangre, hay mucha sangre en los rincones coagulada, vienen las heridas abiertas a pedirnos que les tapemos la bocanada, hay sangre, mucha sangre, tanta sangre hay que leche y sangre son la misma cosa, hay sangre africana, sangre europea y sangre miserable por las llagas de la locura del mundo, viene la sangre en un naufragio de temperatura ciega por las calles de estos brotes sin sombra.

vida maravillosa

Posted on 16:00



Pienso que la vida es maravillosa por mucho que nos empeñamos, me empeñe, en decir lo contrario. Esos placeres sencillos de cuando se disfruta leyendo un buen libro, también los placeres sencillos de tomar un vaso de vino en el frescor de una noche de verano, el placer de reunirte con amigos, sean estos como sean, sean tan pocos como muchos, tomar café, fumarte un pitillo, escarbar en el umbral de la felicidad. Pasamos la vida entera arrancándonos la felicidad los unos a los otros, y cansa, no somos felices, es mejor dejar vivir y que el tiempo diga todo aquello que tenga que decir, compartir una buena película, emocionarte tras una sorpresa, luego nos morimos y pierden siempre los que se van, para los demás la vida sigue, y pierden los que se van porque se pierde algo valioso, el hecho físico de unir cuerpo con cuerpo, abrazarnos ante la adversidad, y mientras hay disputa nos conformamos con las migajas, y evitamos comernos el dulce pastel que es vivir, vivir a tu manera, como a ti te parezca, si no te dejan inténtalo aunque te llamen loco, para luego poder decir confieso que he vivido.

ciudadano del mundo

Posted on 16:55


Yo no soy lo que se suele llamar un patriota, nunca lo he sido del todo, prefiero considerarme parte de una humanidad sea ésta como sea, que minimizar un sentimiento por el deber hacia las patrias putas. Cuando ganó el mundial la selección de fútbol yo no sentí una alegría especial, para nada me sentí parte de una potencia -en este caso de fútbol- a la que guardar respeto. Lo que sí me ocurre, cuando viajo fuera del país o cuando veo una película, que al escuchar una canción, o ver una escena de cine, o también un olor, me da una emoción especial el hecho de pertenecer a un imaginario colectivo, o tal vez recordar destellos de una infancia feliz que se evaporó no sin alegría e ilusiones. Una infancia tal vez con trazos de una España cañí. Aunque también me ocurre en el caso inverso: hago propias canciones de países a los que no pertenezco del todo y de veras me emocionan. Me ocurre en el caso de Argentina o México, con canciones como La Argentinidad al Palo o Ché Bandoneón de Mosalini con Cortázar, o en el caso de México, con canciones como la Jaula de Oro de Los Tigres del Norte, en fin, quería dejar patente que la patria de uno puede ser algo relativo, y un hecho circunstancial, creo yo.

raya y camino

Posted on 3:56


En el carrusel de este mundo desnudado entre inviernos macabras me tropecé en el exceso de un absurdo y mordaz pentagrama, pues sé que el consuelo de muchos es partirse la cara y el consuelo de pocos es un consuelo de nadies, para nadie traduzco esta especie de melodrama, me tildan de loco cuando les viene la gana, me etiquetan de tonto la élite de exquisitez con trauma, yo me pongo y me descompongo como el vino que se avinagra, deberías saber que te quiero en calma pero tus nervios delatan comedias de tragedia mojigata, en el trasfondo de la pulcritud literaria no tienen mis versos una triste fe de erratas, pues se mide a las claras mis oscuras pasiones sin un mañana, a qué decir tiene que las bocanadas de este consuelo con la ocasión calva, se siente en el frío oportuno de la serenata que apunta la voz a la cuerda floja de mi palabra. Mi sabor a sal comprueba que la soledad se acaba cuando la noche apaga a millones de hipócritas luchas cotidianas, mi sabor a tabaco y a vainilla en vaina sabe que los que se conforman con la azotaina los vendrá a avisar el carcelero en la madrugada, ni sabor, ni pulpa del desconsuelo, la verdad que se niega en voz baja la gritan los atados a la desventaja, ya que los justos que tiritan contra un muro de espaldas se pelan los nudillos con saña golpeando su ceguera incauta.