a la hora de tu partida

Posted on 7:44


A la hora de tu partida cayeron de mi pecho una fiebre fratricida, un espolón del diablo y dos secuelas con tendencia suicida, a la hora de tu partida se avivaron en mi pecho una Paloma de fuego herida, trece simientes de enebro y un sueño que exigía su salida, a la hora de tu partida las moscas vinieron a mi tremenda caída y se pusieron casi enfermos unos niños que no entendían tu partida, se extinguieron los recuerdos y su lugar insiste la cosa vacía del no echarte de menos. Ay, tremendo bataclán que deshilacha la cuestión de tu partida, para entenderlo se entiende como se entiende sin saberlo una lucha que de cruda es carne molida, un policía me exigía una mordida, y cuánto lloro escuchando risas en las peluquerías.

0 Response to "a la hora de tu partida"